Bidasoa Ademar
Imagen del comienzo de la segunda parte

Abultada derrota por siete goles de diferencia 25-17. Los leoneses sólo dieron la talla los primeros 20 minutos de partido. En Irún esperaba al equipo de León un bloque rocoso que ha hecho de su defensa 6-0 su arma más poderosa en el arranque liguero. El Ademar llegaba a su cuarto partido de competición en apenas once días. Si a esta circunstancia le sumamos las bajas por lesión, ambas circunstancias han podido ser definitivas en la clara derrota del Ademar-Bancaja.

El partido comenzó igualado, 5-5 en el minuto 13, en el 16 los de Irún comienzan a despegarse en el marcador 7-5. A partir de ahí el equipo leonés no se encuentra en la cancha y los irundarras se aprovechan de la circunstancia, en el minuto 24 se ponen 12-6, máxima ventaja del partido hasta el momento, que coincide con el segundo tiempo muerto del entrenador leonés, Guijosa. Las instrucciones parecen no dar resultado, llega el intercambio de goles que beneficia a los locales, para ir al descanso 15-9.

A la vuelta del vestuario la reacción leonesa no llega, en el 42 se baja la diferencia a cinco goles 17-12, pero en el 44 llega la máxima ventaja del Bidasoa 19-12. De ahí al final los intentos por, al menos, maquillar el resultado son infructuosos, en el minuto 57, 23-18, para finalizar 25-18.

Dolorosa derrota del cuadro leonés, que no perdía con el Bidasoa desde la campaña 2001-02. Tampoco queda mucho tiempo para lamentarse el sábado hay cita con la Liga De Campeones