ehf liga de campeones

El Abanca Ademar, tras el empate, y gracias, en tierras finlandesas, en la primera jornada de la Liga de Campeones, y la abultada derrota en Liga, ante el Bidasoa-Irún, en la tercera jornada de Liga (25-18), deja tocado al club leonés. El equipo de Rafa Guijosa ha dado una imagen desconocida desde que el exjugador se hizo cargo de Ademar.

Las claves para enderezar el rumbo, el próximo sábado, pasan por la recuperación anímica, física -muchos partidos en pocos días-, el cerrar la defensa y lograr ataques más fluidos.

El sábado, al Palacio Municipal de Deportes, llegará el campeón rumano, muy fuerte en defensa, con jugadores de mucha envergadura, claro candidato para pasar a la siguiente fase. Los locales deberán dar una buena imagen para evitar “que se enciendan todas las alarmas”.