Alejandro Sánchez, a la dcha, junto a sus compañeros en un partido.

Alejandro Sánchez es estudiante de Medicina y árbitro de fútbol en la delegación palentina desde hace dos años. Hablamos con él de cómo lo compagina y qué significa arbitrar para él:

CASTILLAYLEONESDEPORTE.COM ¿Desde cuándo eres árbitro?

Empecé a arbitrar el año pasado, a comienzos del 2019 osea que llevo en esto solamente un año y tres meses.

CASTILLAYLEONESDEPORTE.COM ¿Cómo decides empezar a arbitrar?

Tuve que dejar de jugar al fútbol porque no tenía tiempo para ir a entrenar todos los días cuando empecé la carrera. Me gustaba mucho lo de ser entrenador pero me pasaba lo mismo, entre semana tenía muy complicado poder encargarme de un equipo, así que pensé que ser árbitro era una buena forma de mantenerme en contacto con ese mundo. Además, el poder sacar un dinero para mis gastos dedicándome a algo que me gustaba, me parecío una idea genial.

CASTILLAYLEONESDEPORTE.COM ¿Alguna vez has tenido problemas en algún partido?

Sí, más de una vez he tenido problemas en los partidos. Desgraciadamente es más habitual de lo que parece.

CASTILLAYLEONESDEPORTE.COM ¿Cómo se solucionan estos problemas?

Tienes que diferenciar tú las posibles situaciones. Si es gente de fuera, si es gente del terreno de juego. Tienes que diferenciar cómo están los ánimos, si aún se puede controlar o si se “les ha ido de las manos”, saber si puedes llevar la situación con un poco de mano izquiera y pedir calma y ánimos, o si tienes que tomar ya decisiones más duras, empezar a echar a la gente o incluso, si la cosa se pone muy mal, llamar a las autoridades. Siempre tienes que tener en cuenta a quién tienes delante. No es lo mismo, en fútbol profesional a gente de unos treinta años y sabes que tienes que hablarle de una manera, o tratarle de una manera diferente a si tienes delante a un chaval de dieciséis años o más pequeño que te protesta.

CASTILLAYLEONESDEPORTE.COM ¿Sois suficientes árbitros en la Federación de Palencia?

No, no lo somos. De hecho es complicado muchas veces para la persona que nos asigna partidos dentro de mi colegio, encontrar gente sobre todo este año que ha habido una gran incorporación de equipos a nuestras ligas. Necesitamos más árbitros.

CASTILLAYLEONESDEPORTE.COM ¿Por qué crees que no se anima la gente a participar?

Creo que es por muchas cosas. En primer lugar, por el trato que se les da a los árbitros de contínuo, en cualquier campo de este país y prácticamente de cualquier parte del mundo. En muchos deportes, pero especialmente en el fútbol, que es de lo que estamos hablando, se les da un trato irrespetuoso y se ve al árbitro como “que no es una persona”, se da por hecho que estás ahi para escuchar las protestas y ya está. Incluso alguna vez me ha llegado algún comentario de que “estamos ahí por dinero” cuando con lo que ganamos no nos pagamos ni tres copas. Yo creo que no se animan principalmente por esto, pero también porque desde los medios de comunicación, junto a la gente, no se crean ídolos relacionados con ellos. No hay nadie que diga “oye, este árbitro es buenísimo” ni se crea una figura de un árbitro bueno que pueda ser alguien en quien fijarse para los jóvenes. Veo muchos vídeos de Cristiano Ronaldo o Messi haciendo filigranas, que lo entiendo, que está bien, pero no veo ninguna de un árbitro. Y todo esto unido a que la remuneración no suele ser suficiente en muchas comunidades, hace dificil contar con suficiente gente, aunque es verdad que cuando llegas al fútbol profesional se gana ya más dinero y se obtiene más respeto, aunque sólo sea por parte de jugadores y entrenadores.

CASTILLAYLEONESDEPORTE.COM Bueno, imaginamos que no todo son insultos y malos momentos, cuéntanos alguna anécdota divertida que te haya pasado en un campo de fútbol.

Sí, es verdad que también pasan cosas buenas. Hay gente que se lleva bien contigo, que tiene buen rollo, los delegados o entrenadores que de verdad te ayudan o que tratan de no protestarte… Para mi los mejores son los más pequeñajos, que no sus padres, pero sí los prebenjamines de 4 o 5 años, porque pasas de ser su áribtro a ser un entrenador más o casi su cuidador. Les atas los cordones, les explicas las cosas… creo que es lo más divertido y gratificante porque al final tienes otro cometido más, pero eso depende de cada uno. Así divertido como tal… por ejemplo viendo las condiciones precarias de algunas ligas, la provincial aquí que es la más precaria que te puedes encontrar, tener que salir a pitar de asistente con un palo de escoba atado a un peto… Bueno una vez me dejé el silbato en casa y me tocaba salir al campo, justo me crucé con un árbitro de rugby que había acabado su partido y me prestó el suyo, pero suena muy diferente a uno de fútbol así que la gente se pasó todo el tiempo haciendo comentarios “qué raro suena, se le ha mojado”, “ese silbato está estropeado, pobre chico…”.

CASTILLAYLEONESDEPORTE.COM ¿Te ves siendo árbitro muchos años?

Yo se que hay mucha gente que pita por vocación y porque esto le encanta. No es mi caso, a mi lo que realmente me gusta es jugar, aunque no puedo ahora porque no tengo suficiente tiempo, entonces no me veo siendo árbitro muchos más años, porque hay partidos que se llevan muy bien e incluso entrenadores que te dan la enhorabuena cuando acaba el partido, y eso es gratificante, pero no es así en la mayoría de casos, y para mi creo que quema bastante. Hay fines de semana que te vas para casa mal y no estoy dispuesto a ello.

CASTILLAYLEONESDEPORTE.COM ¿Y te gustaría poder vivir de esto?

Vivir de esto es interesante. Al final estás viviendo del fútbol y es verdad que a nivel profesional los sueldos son muy buenos y pitas partidos muy chulos, vives grandes situaciones, pero para eso hay que pitar desde abajo y estar dispuesto a llevarte muy malas situaciones. Entonces creo que vivir de esto va unido a tener vocación, a tener un caracter que te permita saber llevarlo porque muchas veces te llevas muchos disgustos y malos ratos y muchas veces tienes que hacerte un poco “insensible” y eso a veces se les critica a los árbitros, que parece que pasan de todo, pero es que hay que ser así.