Hace poco más de un mes, cuando Avenida caía en casa ante Bolonia, llegar a la situación de jugarse estar entre los ocho mejores de Europa en casa y sin depender de nadie parecía quimera absoluta. Este martes es una realidad. Si Avenida vence se situará, de nuevo, en la élite de la élite, no hacen falta más ni menos cálculos. Una finalísima europea que se juega en Würzburg. No hay mejor escenario posible, la noche puede ser épica. A las 20:30h. Avenida recibe a Uni Györ con la llave para abrir los cuartos en juego. 

La Marea Azul y este pabellón han vivido algún momento que otro de este estilo. Una noche mágica europea con el “todo o nada” en juego. Pero la reiteración no le quita esa “magia”, ni mucho menos. Llegar a estas alturas con un partido para estar entre los ocho mejores de Europa es un auténtico privilegio del que Avenida, y Castilla y León por extensión, ha de disfrutar al máximo. Un partido que gusta jugar a jugadoras, dirigir a entrenadores y vivir con toda la emoción a la afición. De los que valen la pena, sin duda. Pero hay que cerrar el trato, y muchas veces es lo más complicado. 

Afrontarlo como un partido más, por aquello de eliminar presión y tensión, pero con las ganas de un partido de los grandes. No es nada fácil la combinación mental a la que se enfrentran las jugadoras que deberán recibir, más que ningún otro día, el espaldarazo y aliento de su afición. El premio bien lo merece. Una cita para la que no ha sobrado, ni mucho menos, el tiempo de preparación con sólo un entrenamiento antes del choque. En él, al menos, se ha podido ver a las diez profesionales disponibles en pista (excepción, ya saben, de Silvia, Prince y Fas)

El mayor error que puede cometer cualquier azulón, e incluso el equipo, es pensar que porque Györ sea último y no se juegue nada, han venido de vacaciones a Salamanca. Es, precisamente, desde que las húngaras están eliminadas cuando se ha visto su mejor versión, venciendo a Polkowice y estando muy, muy cerca de hacerlo ante Çukurova. Normal, pues uno ve su roster y en él abunda la calidad WNBA de la ex azulona Carleton, Goree o Slocum, además de la base del equipo nacional húngaro que se enfrentará a España en unos días. Muchísimo ojo. 

Nacho Martínez: “Este equipo y este club merecen los playoffs”

La abundancia de palabras grandilocuentes como “final”, “presión”… ronda por la cabeza pero el técnico madrileño de Avenida, Nacho Martínez, quiere restarle importancia, “intentar quitar más presión en la cabeza de las jugadoras siempre lo tengo en cuenta”, señala, aunque no deja de reconocer que “todo el mundo es consciente de que el partido de mañana define muy bien si tendremos continuidad con lo que sí, son finales, pero hay que intentar rebajar la presión sabiendo que las expectativas son grandes”. En ese sentido, recalca Nacho que “todo el mundo es consciente de que tenemos que dar nuestro mejor nivel, cada uno el suyo pàra afrontar el partido y llegar al objetivo que es ganar”. En su tiempo en Salamanca, “reconozco que la idea las jugadoras la han cogido y la están intentando hacer, a pesar de que aún queda tiempo”, explica el entrenador. Para esa idea, fundamental el estado físico, “todas tienen que pensar en aportar, tanto si están jugando como si no. Es más, si las que no están jugando, entran y lo hacen mejor, es que el equipo funciona como tal”, comenta el preparador. Con respecto a la situación del rival, “vienen en buena dinámica, están sin presión todas las jugadoras y aprovecharán estar en un escenario en que todo el mundo quiere estar. Eso implica estar al máximo nivel”. Por último, le pide Nacho a la afición, “que estén como siempre con las jugadoras, este campo es el público con lo que espero llenaar y que empujemos para que el objetivo de equipo y club se cumpla porque se lo merecen”, sentencia