El consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha visitado las obras de la nueva depuradora de la localidad de Navalmanzano, en Segovia, cuya próxima entrada en funcionamiento beneficiará a una población de 1.400 habitantes equivalentes. La construcción de esta nueva EDAR forma parte del programa de depuración de aguas residuales de la Junta de Castilla y León para municipios entre 500 y 2.000 habitantes. La Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio tiene previsto la construcción de 250 depuradoras en Castilla y León con una inversión global de 125 millones. En la provincia de Segovia está previsto la ejecución de 34 depuradoras con una inversión de 12,5 millones de euros.

    Durante la visita a las obras de esta nueva estación depuradora de aguas residuales (EDAR) del pueblo segoviano de Navalmanzano, el consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, Juan Carlos Suárez-Quiñones -acompañado por el alcalde del municipio, Pablo Torrego; el delegado  territorial de la Junta, José Mazarías; representantes institucionales de la Diputación de Segovia y otras entidades públicas y privadas-, ha destacado el importante avance que supone la futura puesta en funcionamiento de esta infraestructura hidráulica para la provincia de Segovia, que se viene a sumar a otras ya en ejecución en localidades de más de menos de 2.000 habitantes equivalentes de Castilla y León.

     “Estas infraestructuras hidráulicas son solo el inicio del amplio proyecto de depuración que desarrolla la Junta de Castilla y León para dar servicio a los pequeños municipios de Castilla y León, con poblaciones entre 500 y 2.000 habitantes equivalentes, en el que seguimos trabajando en coordinación con las nueve diputaciones provinciales”, ha dicho el consejero.

    Juan Carlos Suárez-Quiñones ha insistido en que todas estas actuaciones buscan conseguir el objetivo de cero aguas sin depurar, “objetivo que la Junta de Castilla y León, con la colaboración asimismo de las Diputaciones y los municipios, está dispuesta a conseguir poniendo en marcha a lo largo de esta legislatura el nuevo programa de depuración de los núcleos de población de menos de 500 habitantes equivalentes”.

    Con todos estos proyectos señalados, la Junta de Castilla y León avanza en el cumplimiento de las obligaciones impuestas por la Directiva 91/271/CEE, sobre tratamiento de las aguas residuales urbanas.

    250 depuradoras y 125 millones de inversión en Castilla y León

    La Junta de Castilla y León y las nueve Diputaciones Provinciales firmaron en octubre de 2020 el Protocolo General de Actuación para promover el establecimiento de sistemas de depuración de las aguas residuales urbanas en los núcleos con población de 500 a 2.000 habitantes equivalentes.

    Desde entonces se ha elaborado el Programa de actuación para un total de 250 depuradoras, con una dotación financiera de 125 millones a compartir entre la Junta de Castilla y León (40%), Diputaciones Provinciales (40%) y Ayuntamientos (20%).

    La Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente (SOMACYL), dependiente de la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, se encarga de la ejecución de las actuaciones y de su operación y mantenimiento durante 25 años.

    El Programa de 250 depuradoras de la Junta de Castilla y León para localidades entre 500 y 2.000 habitantes equivalentes en Castilla y León se encuentra en fase de desarrollo técnico y a esta fecha cuenta con 3 obras en fase de explotación, 65 obras en ejecución, 13 obras en fase de licitación, 45 con proyectos redactados pendientes de convenio, 89 proyectos en redacción y el resto en fase de análisis.

    34 depuradoras en la provincia de Segovia: 12,3 millones de euros

    En la provincia de Segovia el programa de la Junta, con la colaboración de la Diputación y los municipios, prevé la ejecución de 34 depuradoras, con la siguiente planificación en marcha:

    • 6 obras están en fase de ejecución, las correspondientes a Escalona del Prado, Escobar de Polendos, Navalmanzano, Fuentesaúco de Fuentidueña, Maderuelo y La Matilla, por un importe total de 3.465.422 euros, IVA incluido.
    • 3 actuaciones están en fase de licitación, en los pueblos de Chañe, La Higuera y Zarzuela del Pinar, por un importe de 2.318.726 euros, IVA incluido.
    • 1 actuación cuenta con el proyecto y convenio aprobados; se trata de la EDAR de Mudrián y tiene un presupuesto de ejecución de 731.866 euros, IVA incluido.
    • 7 actuaciones se encuentran con el proyecto redactado y pendiente de convenio: Arroyo de Cuéllar, Chatún, Navas de San Antonio, Remondo, Sacramenia, Torre Val de San Pedro y Villarejo, con un presupuesto total de 4.882.772 euros, IVA incluido.
    • 17 actuaciones se encuentran en fase de redacción de proyecto: Campo de San Pedro, Casla, Cubillo, Escarabajosa de Cabezas, Fuenterrebollo, Garcillán, Labajos, Lastras de Cuéllar, Martín Muñoz de Las Posadas, Montejo de La Vega de La Serrezuela, Muñopedro, Muñoveros, Navafría, Olombrada, Roda de Eresma, San Pedro de Gaillos y Torrecilla del Pinar, con un coste estimado de 10 millones de euros.

    Emisario y EDAR en Navalmanzano

    Las obras de la EDAR de Navalmanzano fueron adjudicadas en 818.635 euros y un plazo de ejecución de 14 meses (las obras fueron licitadas en noviembre de 2021). Cuando entre en funcionamiento beneficiará a una población de 1.400 habitantes equivalentes. El caudal de diseño medio prevista con la nueva EDAR es de 208 metros cúbicos diarios, mientras el caudal de diseño punta previsto es de 10,69 litros por segundo.

    Hasta ahora, Navalmanzano no dispone de sistema de tratamiento de sus aguas residuales, con lo que no se alcanzan los parámetros exigidos por la normativa actual.

    Para paliar este problema y alcanzar los estándares mínimos de vertido al medio, la nueva depuradora de Navalmanzano tiene un tratamiento biológico consistente en tecnología de biodiscos, cuyo funcionamiento incluye pretratamiento, decantación, el mencionado tratamiento biológico mediante biodiscos y finalmente decantación secundaria.  

    Las actuaciones, además, contemplan la ejecución de los colectores de conexión a la redes existentes y emisarios de vertido del agua tratada al cauce receptor.

    La tecnología empleada se caracteriza por un bajo impacto visual y reducido coste energético de explotación; los procesos internos estarán totalmente automatizados, lo que permite su control en remoto.

    Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter