El Real Valladolid se impuso al Rayo Vallecano gracias a una buena segunda parte y a la buena puntería del jugador del Promesas Waldo, autor de las dos dianas de los blanquivioleta. Con una parte para cada equipo, la penúltima prueba de la pretemporada dejó buenas sensaciones a los aficionados de un Pucela que crece día a día.

Hasta seis futbolistas del filial, más los recién promocionados Moi y Antonio Domínguez, formaron de inicio ante un Rayo con jugadores más experimentados y llamados a ser titulares en el primer envite liguero de los de Míchel ante el Sevilla. Los franjirrojos llevaron la iniciativa del juego pero ni uno ni otro equipo fueron capaces de crear ocasiones claras.

Al inicio de la segunda parte solo hubo un cambio de piezas en los locales, la entrada de Waldo por Miguel, pero el partido cambió por completo. El Pucela se hizo con el control de la pelota y poco a poco se acercó a los dominios de Morro y el extremeño se convirtió en el gran protagonista del partido.

Tras un par de buenas arrancadas, Waldo consiguió dos goles gracias a sendos derechazos en apenas diez minutos. El Real Valladolid se creció y fue superior para alegría del público que en un gran número se dio cita en el Estadio de San Miguel. Se nota que aún perdura la fiebre blanquivioleta, algo que la plantilla es consciente que tiene que alimentar y mimar.

La última prueba de la pretemporada llegará este sábado en Nuremberg. No queda nada para que comience lo bueno y, poco a poco, el Real Valladolid engrasa la maquinaria.