Foto: Ayto. de Frechilla

El retablo mayor de la iglesia de Santa María de Valbuena en el municipio palentino de Frechilla está situado sobre un soporte de madera de conífera ensamblada, tallada y en blanco o madera vista, y las esculturas son figuras de bulto redondo policromadas. Su estado de conservación se caracteriza por los daños sufridos como consecuencia del natural envejecimiento de los materiales, alguna intervención humana localizada y, especialmente, un ataque generalizado de xilófagos, así como la acumulación de suciedad y polvo.

Los trabajos de restauración del retablo han devuelto al retablo su prestancia original a través de acciones y trabajos de reposición de las partes que faltaban, la aplicación de tratamientos contra xilófagos, y de aplicación de tratamientos específicos en las policromías y en los conjuntos escultóricos, para finalizar con una limpieza general de todo el retablo.

La iglesia de Santa María de Valbuena sustituye al templo original, incendiado en 1533, y fue construida en 1620 en la misma ubicación con un estilo marcadamente clasicista. El actual retablo está ubicado en el lugar que ocupaba otro del siglo XV, también de advocación a la Virgen. Se trata de una obra barroca de líneas neoclásicas realizada en 1773 en madera sin dorar y está adaptada a la cabecera de la iglesia. Es de planta poligonal y está apoyado sobre zócalo imitando marmolizados. Consta de banco, dos cuerpos y ático semicircular a manera de cascarón, separados entre sí por cornisas. Se divide en tres calles separadas por diez grandes columnas de orden corintio y otras ocho de menor tamaño. En este espacio se disponen catorce imágenes de bulto redondo. Corona el ático una Santísima Trinidad y una esbelta tarjeta de talla que sobresale dos metros por encima del arco.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter